BLOG

Mediación comunitaria en la Ciudad: pasos para resolver una pelea entre vecinos

Un vecino que moja el balcón a los de abajo cada vez que riega las plantas. Otro que escucha música a todo volumen un día de semana a la madrugada. Otro que constantemente estaciona frente al garaje de la vivienda contigua. Una mascota que ladra desde el alba y despierta a todo el edificio. En todas las grandes ciudades hay conflictos vecinales y en Buenos Aires existe un paso previo a la judicialización: la mediación comunitaria.

Hay dos sistemas de mediación en la Ciudad de Buenos Aires con altas tasas de satisfacción y absolutamente gratuitos. El Gobierno porteño cuenta con la “Mediación Comunitaria” en las sedes comunales para resolver conflictos entre privados; y la Defensoría del Pueblo da servicios en Centros de Mediación Comunitaria, Conciliación y Arbitraje para particulares e incluso para conflictos con el Gobierno de la Ciudad tales como podas o arreglos de veredas.

En la mediación a cargo del Gobierno porteño, el vecino interesado podrá asistir a la Comuna correspondiente a su domicilio, donde sólo debe completar una solicitud de mediación. Allí el personal especializado lo asesorará para llevar adelante la mediación o lo derivará -si el caso no puede ser mediado- al organismo que corresponda. Luego de este trámite se acuerda una fecha para la audiencia de conciliación y se cita a ambas partes en un plazo no mayor a 20 días. A partir de allí, un tercero neutral (el mediador) facilitará la comunicación entre las partes y las acompañará en la búsqueda de un acuerdo. A partir de opciones y propuestas sugeridas por los propios interesados, se lograrán convenios con alcance de acuerdos privados, sin la necesidad de la intervención judicial.

La Defensoría del Pueblo de la Ciudad cuenta con Centros de mediación comunitaria, de conciliación y de arbitraje. Además, el organismo publicó una guía, al alcance de todos los ciudadanos en la web del organismo. Según el documento, mediante esta vía logran resolverse el 80% de las discusiones que tienen que ver con la administración de inmuebles, filtraciones, convivencia entre vecinos, ruidos molestos, malos olores y accesibilidad a los edificios, entre otros.

El Centro de Mediación Comunitaria ofrece un servicio rápido (dos o tres reuniones en no más de tres semanas), confidencial, informal (no requiere de la intervención de abogados) e imparcial (el mediador es un tercero neutral que no impone la solución ni toma partido por ninguna de los involucrados). El asunto se resuelve por decisión de las partes.

En el Centro de Conciliación y Arbitraje se manejan situaciones patrimoniales, como las disputas civiles (siempre que no sean entre familiares) y los conflictos consorciales. Los tiempos son mucho más cortos que en la Justicia (suelen resolverse en un máximo de tres meses), hay más chances de que se preserven las relaciones interpersonales y la decisión arbitral es vinculante para las partes, ya que las resoluciones emitidas por los árbitros tienen autoridad de "cosa juzgada".

ÚLTIMAS NOTICIAS

Nuestro canal de noticias es un resumen de las novedades más importantes relacionadas con los temas de interés para nuestros clientes.

VER TODAS LAS NOTICIAS