BLOG

Reforman los códigos Urbanístico y de Edificación: buscan que bajen las expensas

El gobierno porteño impulsa los proyectos de ley para los nuevos códigos Urbanístico y de Edificación, que ya están en la Legislatura para su debate, con el argumento de "dinamizar los barrios" y "eliminar desproporciones" entre los inmuebles. La reforma busca -según las autoridades- "garantizar las identidades barriales", aprovechar de manera más eficiente los espacios, incorporar nuevas tecnologías y dispersar los focos industriales y de oficinas para que más vecinos puedan trabajar en el barrio donde viven.

Uno de los principales cambios en la edificación será la altura de las nuevas construcciones, que se fijará según seis esquemas fijos de valores. Ya no se harán cálculos basados en la superficie de las parcelas sino que según el barrio se habilitarán construcciones de entre nueve metros (planta baja y dos pisos, en pasajes) hasta 38 metros (planta baja y 12 pisos, en corredores grandes como Libertador o 9 de Julio), con alturas intermedias para avenidas y calles. Así desaparecerían tanto las "torres sorpresa", en zona de casas o edificios bajos, y las "esquinas enanas".

Esta restricción viene acompañada por una flexibilización en los materiales y los sistemas constructivos. El proyecto de nuevo código ya no establece qué material debe usarse, sino un objetivo a cumplir.

El mayor cambio para los propietarios e inquilinos es el referido a los encargados de los edificios: ya no será obligatorio contar con una vivienda para personal permanente, sino que se deberá construir un vestuario para el personal de limpieza, mantenimiento y seguridad. El objetivo es que estos departamentos puedan bajar el costo de las expensas, ya que en promedio más del 35 por ciento de los egresos del consorcio se destina al personal que trabaja en el edificio. La iniciativa también habilitará los baños unisex, estacionamientos con plataformas de elevación y otros para bicicletas, promoverá la iluminación LED, se incorporarán sistemas de captación y retención de agua de lluvia y se fomentará la instalación de terrazas verdes, entre otras reformas.

El viejo Código de Planeamiento Urbano, de 1977, establece zonificaciones, que determinan actividades. Así en La Boca y Barracas, por ejemplo, se instalaron industrias; en San Nicolás y Puerto Madero, oficinas; y sobre el eje de avenida Libertador, viviendas y locales comerciales. Esta reforma apunta a desarrollar una ciudad policéntrica, en la que cada barrio haya mixtura de vivienda, trabajo y esparcimiento.

En paralelo a la discusión de las reformas, la Legislatura porteña dictaminó en Comisión a favor del Decreto de Necesidad y Urgencia que suspende por 180 días las solicitudes de permisos de obra nueva o ampliación para los edificios de perímetro libre -es decir, las torres- para "resguardar los principios urbanísticos contenidos en el proyecto".

 

ÚLTIMAS NOTICIAS

Nuestro canal de noticias es un resumen de las novedades más importantes relacionadas con los temas de interés para nuestros clientes.

VER TODAS LAS NOTICIAS